Establecimiento de incubadoras tecnológicas

Donde comienza la innovación corporativa estratégica

IdealityRoads se asocia con corporaciones líderes en todo el mundo para desarrollar incubadoras de tecnología corporativa, donde se fomenta la toma de riesgos con la expectativa de comercializar innovaciones revolucionarias. Al desarrollar startups construidas con un ethos de ‘presencia global desde el primer día’, estas incubadoras permiten que las corporaciones se mantengan a la vanguardia, además de diversificar sus ofertas y participaciones.

Las incubadoras de tecnología corporativa son vehículos de capital de riesgo de etapa temprana que permiten realizar inversiones estratégicas en innovaciones revolucionarias, sea comercializando ideas desde el interior de la organización o bien invirtiendo en startups existentes.

Aplicando más de una década de experiencia, IdealityRoads personaliza cada incubadora para adaptarla a las metas específicas de la corporación y la naturaleza del ecosistema de innovación que la rodea. Mediante alianzas estrechas con los clientes, la compañía se concentra en cada aspecto del fondo, desde su estructura y personal hasta la construcción de una organización dedicada exclusivamente a la estrategia de innovación de la compañía.

Para garantizar el éxito de la incubadora, la participación de IdealityRoads continúa más allá de la fase de armado inicial. La compañía aprovecha su enorme experiencia para introducir las prácticas recomendadas globales en inversiones de capitales de riesgo, entre ellas:
  • Gobernanza del fondo
  • Gestión del flujo de negocios (“Deal Flow”)
  • Prácticas de inversión para reducir el riesgo
  • Licencias de propiedad intelectual de universidades
  • Negociación y estructuración de acuerdos
  • Alianzas estratégicas y participación del ecosistema
  • Captación de fondos de seguimiento para empresas de la cartera

Por último, IdealityRoads también trabaja codo a codo junto al personal de la incubadora y las startups en la cartera de la incubadora para introducir conocimientos de gestión de alto nivel. Este enfoque tiene su origen en el ethos de ‘presencia global desde el primer día’, en el cual se fomenta que las startups aborden problemas globales, lleguen a mercados de todo el mundo y adopten estándares internacionales de gobernanza desde el momento de su establecimiento.